SERGIO RAMOS

sergio-ramos

Sergio Ramos empezó a jugar en el equipo de su pueblo, Camas, antes de ingresar en el fútbol base del Sevilla FC. Joaquín Caparrós lo hizo debutar en el primer equipo sevillista en la temporada 2003-04 y en la campaña 2004-05 se convierte en el jugador revelación de la Liga con 19 años. El Real Madrid apuesta por él y en el verano de 2005 lo ficha por 27 millones de euros.

Sergio Ramos demuestra desde el primer día su mezcla de fuerza, calidad y descaro, haciéndose un lugar entre las estrellas del firmamento blanco: Zidane, Ronaldo, Raúl… Pronto se convirtió en titular indiscutible, condición que mantiene una década después.

Ramos se ha ganado la confianza de sus compañeros y de la afición del Santiago Bernabéu aunque su última renovación se convirtió en un tremendo pulso con los responsables del club, Florentino Pérez incluido. Sergio exigía cobrar al nivel de los otros líderes del equipo. El carismático defensa ha protagonizado momentos ridículos, como el penalti que mandó a las nubes en una eliminatoria frente al Bayern Múnich, o el disgusto que se llevó cuando se le cayó el trofeo de la Copa del Rey en la rúa de 2011. Pero también instantes que lo convierten en héroe del madridismo, como el gol ‘in extremis’ que forzó la prórroga en la final de la Champions 2014 en Lisboa frente al Atlético y después llevó a su equipo al triunfo.

Sergio Ramos puede jugar como defensa central y lateral derecho, e incluso ha jugado como centrocampista aunque es como central cuando ofrece su mejor rendimiento. Su velocidad y su capacidad física le permiten dominar el juego por alto, tanto en la faceta defensiva como en la ofensiva –es un buen goleador en jugadas a balón parado- y lo convierte en un excelente marcador aunque en ocasiones excesivamente duro.